En Vivo

 En esta próxima 

 

Parashá # 25 Tsav /“encomienda”.    Levítico 6:1 – 8:36

En esta parashat #25 Tzav (da una orden) continua hablando de los tipos de ofrendas y sacrificios que se debian presentar delante del Eterno, estudiaremos las leyes que fueron introducidas en el Mishkan/Tienda de Moises/Templo de Salomon, hasta que viniera el Mashiaj  por ejemplo:

https://www.youtube.com/watch?v=aVUED7fpqGw

Haz click aqui para Movil 

 

 


suscribirse para recibir enlaces semanales a nuestro servicio en vivo. 

Su nombre*
Numero de Celular si gusta recibir por texto.
-
Tipo de medios
Código de Pais*
su correo electrónico
estado y Pais

 

Rom 10:4 Porque la meta a la que el Tanaj apunta es el Mashíaj, quien ofrece justificación a todos los que confían. (Traduccion Kadosh Israelita)

 

Rom 10:4 Porque el fin de la ley [es] el Cristo, para [dar] justicia a todo aquel que cree.

5 Porque Moisés describe la justicia que es por la ley: Que el hombre que hiciere estas cosas, vivirá por ellas.

 

Telos (griego) Proposito, el fin, objetivo. De que? De las leyes introducidas en la Torah/Leyes de sacrificios y ofrendas por la culpa y el pecado, era hasta que viniera, Quien?

 

Respuesta:

Jn 1:29 Al día siguiente Yojanán vio a Yahshúa viniendo hacia él, y dijo: “¡Miren, el cordero de Elohim! ¡El que está quitando el pecado del mundo!

 

Estas leyes fueron post-puestas o aplazadas, hasta que venga el Reino Milenial o Reino Mesianico, donde continuaran en ese templo los sacrificios y ofrendas de Paz y otros, como esta escrito en: Ezq 44 – 48, Isaias 56:7

 

La Torah es vida y continua, como dice : Mat 5:17-19, Rom 10:5

Porque Moisés describe la justicia que es por la ley: Que el hombre que hiciere estas cosas, vivirá por ellas. ( Deut 30:10-12)

 

Todos sabemos que somos el Templo del Ruaj Ha Kodesh/ Espiritu de Elohim.

( 1 Cor 3:16, 6:19, 2 cor 6:16)

 

Hay muchas cosas que no entendemos, pero cuando venga nuestro Mashiaj Yeshua, nos aclarara todo, por el momento seguimos sus instrucciones que nos dejo, que en su sangre hay perdon de pecados y vida Eterna.( 1Jn 1:9)

 

Continuación del comentario de la Torah de la semana anterior, Vayikra.

Revisión: Cuando el Mishkan /Tabernáculo, Cámara Nupcial’ fue terminado de construir y las vestiduras sacerdotales fueron acabadas, la siguiente ‘enseñanza de YHVH’ fue cómo vivir con El en Su Morada.

Israel consta de Doce Tribus y de todos aquellos que se unen a la nación de Israel, y se convierten en nativos (caminando en los caminos de YHVH). No existe otra Novia prometida. El Mishkan refleja a Yeshua y es una figura de cómo debería ser nuestro caminar. Es aprender COMO se vive con el Novio Yeshua, quien ha de conducir a la Novia en una vida abundante en Su Espíritu.

El propósito del Libro de Levíticos es revelar los caminos santos y morales para el hombre, restaurar el sacerdocio (la Novia) y aprender la manera cómo caminar en nuestro llamado celestial en el reino eterno (Hebreos 3:1).

Las instrucciones encontradas en Levíticos son una continuación de lo que Moisés recibió en el Monte Sinaí. Estas ‘instrucciones’ son diseñadas para sostener a la Novia cuando mientras ella lleva a cabo ‘su voto de obediencia’ al Pacto de Abraham hecho con YHVH. La Novia tiene que alistarse y seguir estas instrucciones que habrán de prepararla (Apocalipsis 19:7).

 

Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Y’shua Ha Moshiach /Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos (2 de Timoteo 1:9).

 

La semana anterior aprendimos acerca de las ‘Ofrendas Voluntarias’ de adoración y las ‘Ofrendas necesarias por los pecados involuntarios’. Esta semana aprenderemos acerca de las regulaciones de esos principios (‘Enseñanza e Instrucción de acuerdo a la Torah de YHVH).

 

Acontinuacion las leyes de sacrificios y ofrendas:

-La ley del Olah/Holocausto. (Lev 6:8-13)

-La ley de la ofrenda (cereales) 14 -23

-Ley del sacrificio expiatorio/Ofrendas por el pecado (24 -30)

-Ley del sacrificio por la culpa (Lev 7:1-10)

-Ley del sacrificio de Paz (11- 34)

 

                                      La ley del Olah/Holocausto.

 

 

                  

 

 

 

Lev 6:8 YAHWEH dijo a Moshe:

9 “Da esta orden a Aharon y a sus hijos: ‘Esta es la ley para las ofrendas quemadas [Hebreo: olah]; es lo que sube sobre su leña para el fuego sobre el altar toda la noche, hasta la mañana; de esta forma el fuego en el altar permanecerá ardiendo.

10 Cuando el fuego haya consumido la ofrenda quemada sobre el altar, el kohen, habiéndose puesto sus vestiduras de lino y cubierto con sus calzoncillos de lino, removerá las cenizas y las pondrá a un lado del altar.

11 Entonces él se quitará esas vestiduras y se vestirá con otras, antes de cargar las cenizas fuera del campamento a un lugar limpio.

12 De esta forma, el fuego en el altar permanecerá encendido, no permitiendo extinguirse. Cada mañana el kohen prenderá la leña sobre él, arreglará la ofrenda quemada y hará que la grasa de las ofrendas de Shalom suba en humo.

13 El fuego permanecerá encendido en el altar continuamente; no se apagará.

El proposito subyacente del Olah, era asegurar la expiacion por los pecados, pero el proposito inmediato era expresar total dedicacion a Elohim, por lo tanto el holocausto es un simbolo de la santificación de la persona que se rinde por entero a Hashem.

 

YHWH habló a Moisés, diciendo: Ordena a Aarón y a sus hijos, diciendo: “Esta es la ley del holocausto: el holocausto mismo permanecerá sobre el fuego, sobre el altar, toda la noche hasta la mañana, y el fuego del altar ha de mantenerse encendido en él

(2Tim 1:9).

 

Yeshua es nuestra Ofrenda Voluntaria – Olah, quien se ofreció por nosotros a Sí Mismo de manera voluntaria. El ‘Olah’ era ofrecido por los pensamientos impuros o cuando uno fallaba y no realizaba una acción requerida. La ofrenda tenía que permaner en el Altar durante toda la noche y el fuego se mantenía ardiendo en el altar continuamente y la llama no se podía apagar. Esta es una figura de cómo nuestros corazones tienen que estar en un estado continuo de preparación y listos para la voluntad de YHVH en nuestras vidas.

 

Y YHVH iba delante de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos, a fin de que anduvieran de día y de noche. No quitó de delante del pueblo la columna de nube durante el día, ni la columna de fuego durante la noche (Exodo 13:21-22).

 

Cuando YHVH haya lavado la inmundicia de las hijas de Sion y haya limpiado la sangre derramada de en medio de Jerusalén con el espíritu del juicio y el espíritu abrasador, entonces YHVH creará sobre todo lugar del Monte Sión y sobre sus asambleas, una nube durante el día, o sea humo, y un resplandor de llamas de fuego por la noche; porque sobre toda la gloria habrá un dosel; será un cobertizo (Tabernáculo) para dar sombra contra el calor del día, y refugio y protección contra la tormenta y la lluvia.

Cantaré ahora a mi amado, el canto de mi amado acerca de su viña (Is 4:4 – 5:1).

 

El Sacerdote que recibía el Olah se vestiría de ropas de lino blanco para remover las cenizas de la ‘Ofrenda encendida. (Lev.6:9) Al dejar el Tabernáculo, el sacerdote se cambiaba de sus vestiduras de lino blanco en vestiduras comunes y procedía a ir a un lugar ceremonialmente limpio fuera del campamento, para arrojar las cenizas (Lev 6:10-11).

 

Esta figura profética describía el verdadero proceder de Yeshua quien lo hizo por causa nuestra. Notemos cuán santas son esas cenizas y como son manejadas. Yeshua nuestro Sumo Sacerdote trata nuestras ‘Ofrendas Olah’ de la misma manera. Nuestras ofrendas son de alabanza y acción de gracias a Yeshua por cuanto El ha cubierto nuestras trasgresiones de pensamientos impuros y las fallas de hacer lo que nos pide. Que nuestro ‘sacrificio’ de alabanza sea dado a YHVH continuamente de día y de noche. Que nuestro hablar sea enlazado con un olah’ (elevación y ánimo) hacia aquellos que están en contacto con nosotros, ya que esto es un aroma dulce ascendente al trono de Dios. De la forma que nos acercamos a otras personas e interactuamos con ellas, de esa misma manera nos acercamos a YHVH. Esta acción es santa para El. Necesitamos aprender a saber cómo separar lo limpio de lo inmundo, y lo santo de lo profano en nuestros pensamientos, acciones y asociaciones.

 

 

“Como mantener el Fuego de Hashem ardiendo”

 

La Torá repite tres veces la importancia de no dejar que el fuego se apague sobre el altar. Un fuego necesita cuatro ingredientes para poder existir: combustible, oxígeno, leña y calor. Si falta alguno de estos cuatro, el fuego no arde. El fuego que estaba en el altar del tabernáculo había caído desde el cielo. Los sacerdotes estaban encargados de mantener vivo ese fuego constantemente. El calor se mantenía en las llamas y en los carbones encendidos. El oxígeno venía del aire ambiental. Sólo hacía falta añadir la leña.

Esto nos enseña acerca de la importancia de mantener el fuego celestial encendido sobre el altar personal que cada uno de nosotros tenemos en nuestro interior. Cada mañana hay que poner más leña sobre el fuego. ¿Qué es leña?

 

La leña es el producto de la vida y la muerte de un árbol. Está escrito que la Torá es un árbol de vida:

.Prov 3:18 Ella [es] árbol de vida a los que de ella echan mano; y benditos son los que la mantienen.

 

También Yeshúa se compara a sí mismo con un árbol:

 

Luc 23:31 Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué se hará?

Jn 15:1 YO SOY la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

 

Esto nos enseña que el combustible que alimenta el fuego en nuestro corazón es la Torá ,La Ruaj Ha Kodesh y el Mesías. La vida y la muerte de Yeshúa ha creado suficiente leña para que podamos arder eternamente delante de HaShem. Cada mañana hay que poner más leña en nuestro corazón para arder continuamente delante de HaShem.

La leña es añadida en la oración, la alabanza y el estudio de las Escrituras que cada creyente hace todas las mañanas. La única manera de poder mantener el fuego celestial ardiendo en nuestra vida es ponerle más leña. Es una tarea diaria.

 

si experimentas que el fuego de tu vida espiritual se está apagando, necesitas tomar en serio este mandamiento y orar cada mañana y leer y estudiar las Escrituras santas.

El oxígeno es parte del aire. La palabra hebrea para viento es ruaj -. Ruaj también se traduce como “Espíritu”. Esto nos enseña que el oxígeno para el fuego celestial es el Espíritu de HaShem. Si falta el Espíritu en la oración y la lectura, el fuego se va a apagar.

 

2Ti 1:6 Por lo cual te recuerdo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos.

Que tampoco falte el calor en nuestra devoción a HaShem. El calor podría simbolizar el amor y la intensidad de nuestra entrega, en hebreo kavaná – הנוכ.

 

1Cor 13:1 Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, pero no tengo amor, he llegado a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe.

2 Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy.

3 Y si diera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me aprovecha.

4 El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante;

5 no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido ;

6 no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad;

7 todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

8 El amor nunca deja de ser; pero si hay dones de profecía, se acabarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará.

9 Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos;

10 pero cuando venga lo perfecto, lo incompleto se acabará

 

 

                            La ley de las ofrendas de Cereales.

 

Lev 6:14 “Esta es la ley para la ofrenda de grano, que los hijos de Aharon ofrecerán delante de YAHWEH delante del altar.

15 Tomarán de la ofrenda de grano un puñado de su harina fina, algo de su aceite de oliva y todo el incienso que está en la ofrenda de grano; y harán que esta porción de recordatorio suba en humo del altar como aroma fragante para YAHWEH.

16 El resto de ella la comerán Aharon y sus hijos; será comida sin levadura en un lugar Kadosh– ellos la comerán en el patio del Tabernáculo del Testimonio .

17 No se horneará con levadura. Yo la he dado como la porción de ellos de mi ofrenda hecha por fuego; como la ofrenda de pecado y la ofrenda de culpa, es especialmente Kadosh.

18 Todo varón hijo de Aharon puede comer de ella; es su parte de las ofrendas para YAHWEH hechas por fuego por todas tus generaciones. Cualquier cosa que toque esas ofrendas se convertirá en Kadosh.”

 

 

Leviticos 6:14-23 La ‘Ofrenda de Alimento’ – Minjah

 

Las regulaciones para la ‘Ofrenda Voluntaria de Alimento’ fueron dadas en dos partes. Primero, el Minjah, hecho de flor de harina, aceite, incienso, sin levadura, una ofrenda para aquellos que traían una ofrenda de gratitud, en forma de una torta horneada,’matzah’, un wafer llamado ‘Jallah’, frito, cocido en parrilla o en sartén y partido. Todos recibirían una porción de la ofrenda llamada porción memorial’, llevada fuera y cocida en el Altar. Esta porción del memorial representaba a Yeshua quien es nuestra ‘Ofrenda Memorial’ delante de YHWH.

 

El resto de la ofrenda de alimento (el 90%) tenía que ser consumida solamente por los descendientes de Aaron, los sacerdotes y considerada santísima.

 

Y cuando El (Yeshua) después de dar gracias, lo partió y dijo: Tomad y comed. Esto es mi cuerpo que es para vosotros; haced esto en memoria de mí”

(1 de Corintios 11:24 ref. Lucas 22:17-19).

De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor (1 de Corintios 11:27).

 

Yeshua dijo: Yo Soy el Pan Vivo que descendió del cielo; si alguno come de Este Pan, vivirá para siempre; y el pan que Yo también daré por la vida del mundo es Mi Carne (Juan 6:51).

Hoy en día, nosotros como la Novia, el Real Sacerdocio de Yeshua, la cual somos nosotros el día de hoy, comemos la porción de la Ofrenda Santa ‘Minjah’ por causa de Yeshua – como ‘Porción Memorial’ quién se ofreció de manera total a Sí Mismo a YHWH – hizo el resto de la ofrenda santa. Al hacerlo El renovó, redimió y restauró el Pacto que hicimos con EL en el Monte Sinaí, aquél Pacto que rompimos a través de la historia debido a nuestra desobediencia al ‘Mensaje’ (1 de Pedro 2:8-10). Hoy en día nosotros somos partícipes de la ‘Porción Santa’ – el Minjah, como un recordatorio de guardar las palabras del Pacto que hicimos con EL. Esta es nuestra ‘Ofrenda de Gratitud’ delante de YHWH (Hebreos 8:8-10,10:16, Jeremías 31:31-34).

Toda cosa (la Ofrenda Minjah y la Ofrenda por el Pecado) que tocares será santificada (Lev 6:18, 27).

Vio el cielo abierto y un objeto semejante a un gran lienzo que descendía, bajado a la tierra por las cuatro puntas (tallit), había en él toda clase de cuadrúpedos y reptiles de la tierra, y aves del cielo. Y oyó una voz: Levántate, Pedro, mata y come. Mas Pedro dijo: De ninguna manera, Señor, porque yo jamás he comido nada impuro o inmundo (Hechos 10: 11-15, 28).

La voz le habló a Pedro por segunda vez y le dijo: “lo que Dios ha limpiado no lo llames tu impuro”. …Y les dijo: Vosotros sabéis cuán ilícito es en nuestra ley (rabínica) para un judío asociarse con un gentil/extranjero (uno de otra nación) o visitarlo, pero Dios me ha mostrado que a ningún hombre debo llamar impuro o inmundo”.

La segunda instrucción de la ‘Ofrenda de Alimento/Minjah’ era usada para ordenar y consagrar a un Sumo Sacerdote quien entraba en el oficio el día que era ungido. Esta ofrenda era sin levadura, cocinada sobre una plancha, quebrada y luego completamente cocida. Y no se podía comer (Levíticos 6:19-23).

                         Ofrendas por el Pecado/Jattah

 

Levíticos 6:24-30 La ofrenda por el pecado – Jattah

 

Las regulaciones de los sacrificios por los pecados involuntarios requerían que la ofrenda fuera manejada como santa. Las ofrendas se convertían en santas una vez que se le ofrecían a YHWH con un corazón honesto, voluntario y abierto. Al reconocer nuestros pecados, llevándolo a un arrepentimiento genuino, éste se convierte en ‘Kadosh/santo’ para el Padre. Que podamos ser personas que confiesen sus pecados de manera regular y sepan que esto es un acto ‘santo’ para el Padre.

No es un acto de castigo sino un acto de liberación, sanidad y completa restauración de retorno a El.

Cualquier hombre de la familia sacerdotal que ofrecía la ‘Ofrenda de Pecado’ por un líder o miembro de la comunidad podía comer de ella, y ésta era la parte más ‘santa’ (Levíticos 4:22-35; 6:26:29).

Pero la ‘Ofrenda por el Pecado’ requerida para el sacerdote o para toda la comunidad israelita no se podía comer. Esta tenía que ser quemada fuera del campamento.

(Lev.4:21, 6:30).

 

Yeshua es nuestra Ofrenda Jattah (por el Pecado)’ que murió por toda la comunidad israelita.

 

Nosotros tenemos un altar del cual no tienen derecho a comer los que sirven al Tabernáculo. Porque los cuerpos de aquellos animales, cuya sangre es llevada al santuario por el sumo sacerdote como ofrenda por el pecado, son quemados fuera del campamento. Por lo cual también Yeshua, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Así pues, salgamos a El fuera del campamento, llevando su oprobio.

Porque no tenemos aquí una ciudad permanente, sino que buscamos la que está por venir. Por tanto, ofrezcamos continuamente mediante El, sacrificio de alabanza a YHWH, es decir, el fruto de labios que confiesan su nombre. Y no os olvidéis de hacer el bien y de la ayuda mutua, porque de tales sacrificios se agrada YHWH (Heb 13: 10-16).

 

Entonces Yeshua les dijo: En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Como el Padre que vive me envió, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. Este es el pan que descendió del cielo; no como el que vuestros padres comieron, y murieron; el que come este pan vivirá para siempre (Juan 6:53-58).

 

 

 

 

Levíticos 7:1-10 La Ofrenda por la Culpa – ‘Asham’

 

Las regulaciones para el asham’ por el pecado involuntario requería que esta ofrenda sea considerada como santísima. Si pecamos involuntariamente incurrimos en ‘la culpa de ese pecado’. Aún si nosotros no estamos conscientes de ello, es contado como pecado involuntario. Pasarlo por alto podría llevar lo santo a lo profano, hablando o pensando acerca del prójimo de manera incorrecta, negativamente, o simplemente con un leguaje corporal que implica un modo incorrecto. El hacer esto traerá la culpa sobre nosotros. Para limpiarnos necesitamos ofrecer una ‘Ofrenda de Arrepentimiento’.

 

Heb 10:26 Porque si deliberadamente continuamos pecando después de haber recibido conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados,

27 sino una aterrorizante expectación de Juicio, de fuego rabioso que consume a los enemigos.[Is 26:11]

 

Yeshua en Su muerte pagó el precio de nuestra culpa. El tomó nuestro lugar y murió por nuestra muerte.

De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa. Porque el que come y bebe sin discernir correctamente el cuerpo del Señor, come y bebe juicio para sí. Por esta razón hay muchos débiles y enfermos entre vosotros, y muchos duermen (1 de Cor 11:27-30).

Hermanos míos amados, escuchad: ¿No escogió Dios a los pobres de este mundo para ser ricos en fe y herederos del reino que El prometió a los que le aman? Pero vosotros habéis menospreciado al pobre. ¿No son los ricos los que os oprimen y personalmente os arrastran a los tribunales? ¿No blasfeman ellos el Buen Nombre por el cual habéis sido llamados? Si en verdad cumplís la ley real conforme a la Escritura: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO (Levíticos 19:18), bien hacéis .Pero si mostráis favoritismo, cometéis pecado y sois hallados culpables por la ley como transgresores. Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos. Pues el que dijo: NO COMETAS ADULTERIO (Ex 20:14; Deut 5:18), también dijo: NO MATES (Ex 20:13; Deut 5:17). Ahora bien, si tú no cometes adulterio, pero matas, te has convertido en transgresor de la ley. Así hablad y así proceded, como los que han de ser juzgados por la ley que da libertad. Porque el juicio será sin misericordia para el que no ha mostrado misericordia; la misericordia triunfa sobre el juicio (Yaacov/Stgo 2:5-13).

 

La Torah (Enseñanza e Instrucción de YHVH) es Misericordia

 

“También el sacerdote que presente el holocausto de alguno, la piel del holocausto que haya presentado será para él(Levíticos 7:8). Esto es algo profético de Yeshua cubriéndonos.

– a Su Real Sacerdocio y a Su Prometida. Cuando El nos redimió fuimos cubiertos en Su justicia.

Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Yeshua por un camino nuevo y vivo que El inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne, y puesto que tenemos un gran Sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, teniendo nuestro corazón purificado de mala conciencia (culpa) y nuestro cuerpo (Hebreos 10:19-22).

El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados. (1 de Pedro 2:24).

 

 

 

 

Levíticos 7:11-21 La Ofrenda de Comunión/ de Paz – ‘Shalom’

 

7:11 “Esta es la ley del sacrificio de la ‘Ofrenda de Paz’ que será ofrecido al YHWH“:

12 “Si lo ofrece en acción de gracias, entonces, juntamente con el sacrificio de acción de gracias, ofrecerá…

 

Las instrucciones correspondientes a la ‘Ofrenda Voluntaria Shalamin o Shalom’ fueron colocadas en último lugar en la sección de regulaciones, luego de las direcciones para las ‘Ofrendas de pecado y culpa’ requeridas.

Esta ofrenda era para restaurar la comunión entre el hombre y Hashem y era ofrecida como una expresión de gratitud al Eterno por Su Fidelidad. El pecado, sea voluntario o involuntario separa al hombre de nuestro Padre Celestial. Por lo consiguiente, una unión restaurada entre YHWH y el hombre necesita ser nuevamente establecida y para eso están las instrucciones del ‘Shalamin’. La ‘Ofrenda de Comunión/Paz’ y la ‘Ofrenda de Alimento’ se sirven juntas. Una es sin levadura (la ofrenda de alimento) y la otra con levadura y siempre con sal (la Ofrenda de Paz, que se representa en Shavuot/Primeros Frutos) (Levíticos 2:11-16).

 

Levíticos 7:22-27 Prohibiciones de comer sangre y gordura.

 

LEVÍTICO 7.26

26Además, ninguna sangre comeréis en ningún lugar en donde habitéis, ni de aves ni de bestias. 27Cualquiera persona que comiere de alguna sangre, la tal persona será cortada de entre su pueblo.1

 

Esto es un ejemplo de que los shaliajim/apostoles continuaban enseñando la torah, ya que la Palabra de Elohim vive para siempre.

 

Hech 15:20 más bien, debemos escribirles una carta diciéndoles que se abstengan de cosas contaminadas por ídolos, de fornicación, de lo estrangulado y de sangre.

 

Hech 15:28 Porque le pareció bien al Ruaj HaKodesh y a nosotros no poner cargas más pesadas sobre ustedes que los requerimientos que citamos a continuación:

29 Que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de las cosas estranguladas y de fornicación. Si se mantienen lejos de esto, estarán haciendo lo correcto. ¡Shalom!

 

 

No comerás ninguna grosura de buey ni de cordero ni de cabra comeréis (hablando bíblicamente de animales limpios). “El sebo de un animal muerto y el sebo de un animal despedazado por las bestias podrán servir para cualquier uso, mas ciertamente no debéis comerlo. Porque cualquiera que coma sebo del animal del cual se ofrece una ofrenda encendida al YHVH, la persona que coma será cortada de entre su pueblo. Y no comeréis sangre, ni de ave ni de animal, en ningún lugar en que habitéis. Toda persona que coma cualquier clase de sangre, esa persona será cortada de entre su pueblo.”

 

 

La grasa/sebo y la sangre mencionadas en Levíticos representan no solamente grosura física sino también produce grasa en nuestros cuerpos espirituales. Cuando albergamos pecado en nuestros pensamientos por un tiempo pueden convertirse en uno con nuestra carne “pues como piensa dentro de su corazón, así es” (Prov 23:7).

 

Nuestros pensamientos pueden envenenar nuestros cuerpos y aumentar la secreción de químicos en nosotros, que pueden dañar y llevarnos aun des-balance en nuestros cuerpos, los cuales pueden producir grasa. El temor, el estrés y la ansiedad son un resultado de la obesidad en nuestros cuerpos.

 

Es por ello que la Escritura nos instruye claramente ‘no comer’ grasa o sangre, no hablando solamente de la abstinencia física de grasa o de sangre sino de la espiritual – y por lo tanto emocional, sicológica y verbal.

– Las emociones y pensamientos de nuestro corazón pueden traducirse como grasa presentando un asesino potencial en nuestras vidas.

 

La grosura y la sangre son muy importantes para YHWH y no deben ser ingeridas por nuestro organismo. Nuestro cuerpo es Templo/Tabernáculo del Espíritu Santo y somos responsables de mantenerlo limpio y de no profanarlo. Puesto que YHWH nos ama y quiere lo mejor para nosotros y para nuestra salud (3 Jn 2), esta instrucción es para bendecirnos y darnos larga vida. Si contaminamos este templo, las enfermedades y aún la muerte podrían ser el resultado.

Tomar parte de esto es desobedecer a la Palabra de YHWH y podría llevarnos a la muerte. La elección es nuestra. La obediencia trae consigo bendición.

La luz de los ojos alegra el corazón, y las buenas noticias fortalecen los huesos (Proverbios 15:30).

Panal de miel son las palabras agradables, dulces al alma y salud para los huesos (Proverbios 16:24).

El corazón alegre es buena medicina, pero el espíritu quebrantado seca los huesos (Proverbios 17:22).

 

Ahora que hemos estudiado las ramificaciones físicas y espirituales del consumo de sangre veremos las implicaciones de tomar sangre. De acuerdo a Levíticos 17:11,

 

 

La vida está en la sangre’ y cuando la sangre de la vida de un animal no se ha drenado sino mas bien consumida, ésta vivirá en nosotros. Si consumimos sangre tomaremos igualmente los instintos, comportamientos, miedos que los animales poseen.

 

Esto es lo que está detrás de los mandamientos de YHWH para limpiar nuestra tierra, tal como lo podemos ver en Josué 3:10:

‘Y Josué añadió: En esto conoceréis que el Dios vivo está entre vosotros, y que ciertamente expulsará de delante de vosotros a los cananeos, a los hititas, a los heveos, a los ferezeos, a los gergeseos, a los amorreos y a los jebuseos (cuando entres y conquistes la tierra).

Esto es muy importante cuando comprometemos nuestra mente y corazones solamente a YHWH, cuando elegimos obedecer el voto que hicimos al Pacto de nuestro Novio.

Lo que ingresamos en nuestros cuerpos (en pensamiento, obra, asociaciones o alimentos físicamente impuros) es la ‘llave’ del Sacerdocio de Yeshua. El Sacerdocio de Yeshua será un sacerdocio ‘santo’ que le Sirve a El en Su Santo Templo. Si la Novia de Yeshua incurre en comer grasa o en lo que produce la grasa en su cuerpo y come sangre en sus alimentos sin tener cuidado de quitarlos, tenemos que preguntarnos a nosotros mismos: ¿Es esta la Novia por la cual el Novio va a regresar?

Veremos cuán importante es esto para YHWH en la medida que continuemos en este estudio de Levíticos, ya que cada vez que se menciona la grosura y la sangre, se mencionan luego las instrucciones para el sacerdocio.

Existe una correlación entre lo que ponemos en nuestras mentes y bocas y el Sacerdocio de Yeshua. Selah!

 

Acordaos de la Ley/Torah de mi siervo Moisés, de los estatutos y las ordenanzas que yo le ordené en Horeb (Monte Sinaí) para todo Israel. He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del YHWH, día grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición (Malaquías 4:4-6).

 

Leviticos 8: Consagración de Aarón y de sus hijos .

 

Luego que todas las regulaciones para las ofrendas fueron dadas, YHVH le dijo a Moisés que trajera a Aaron y a sus hijos, juntamente con el aceite de la unción, el becerro de la expiación, los dos carneros y el canastillo de los panes sin levadura, y que reuniera a toda la congregación a la entrada del Tabernáculo de Reunión.

Allí Moisés lavó y vistió a Aaron con las ‘Vestiduras del Sacerdocio’ y a los hijos de Aarón con sus ropas de lino. El becerro requerido fue ofrecido por el pecado/Jattah y cuando la sangre hubo consagrado el Altar y hecho expiación, ellos tomaban el becerro con todo su interior, carne y estiércol y lo quemaban fuera del campamento.

 

Luego, ellos voluntariamente presentaron dos carneros, uno para la ‘Ofrenda Encendida/Olah’ y la otra para la ‘Consagración de Aarón y de sus hijos’. La sangre de este carnero era puesto en la oreja derecha, sobre el dedo pulgar de la mano derecha y sobre el dedo pulgar de su pie derecho. Juntamente con el ‘Olah’, se ofrecía el ‘Minja’ con una torta (Jallah) hecha de pan sin levadura. Luego de mecer las ofrendas, Moisés roció con la sangre sobre Aarón y sus hijos. Ellos tuvieron una cena con las ofrendas santas y permanecieron a la entrada del Tabernáculo de Reunión siete días completos para que no murieran y así completar su ordenación.

 

Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones/intercesiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad. Porque esto es bueno y agradable delante de YHVH nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Yeshua el Mesías, quien se dio a Sí Mismo en rescate por todos, testimonio dado a su debido tiempo. Y para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo la verdad en el Mesías, no miento) como maestro de los gentiles en fe y verdad. Por consiguiente, quiero que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones.

(1 de Timoteo 2:1-8).

 

Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de YHVH que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a YHVH, que es vuestro culto racional. Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto (Romanos 12:1-2).

 

 

2 da Parte.

La Parashá Tzav nos dice el Pasuk:

“Lejol Benei Aharón tihiye ish Keajiv” (Lev 7:10), se puede interpretar “al derej hamusar”: “Y serán los hijos de Aharón, uno como hermano del otro”. Inmediatamente continúa el pasuk diciendo: “Esta es la Torá/ley”. (Lev 7:11).

 

De aquí aprende Baal Haturim de bendita memoria, que los que estudian Torá juntos, se vuelven como hermanos.

A pesar de que durante el estudio se griten, se peleen y discutan acaloradamente por tener la razón, o por tratar de escudriñar los secretos Bíblicos, la Torá Hakedoshá une a las personas más que los lazos sanguíneos o que cualquier otra cosa en el mundo.

 

 

La Ofrenda de Agradecimiento./Korban Todah

En los tiempos del Templo, había cuatro categorías de personas que agradecían a Hashem con una ofrenda de paz especial:

1-alguien que cruzó el océano.

2- alguien que cruzó el desierto.

3- alguien que se recuperó de una enfermedad con riesgo vital.

4- alguien que fue liberado de la prisión.

La ofrenda de Agradecimiento consistía de cuatro tipos diferentes de pan (10 hogazas de cada tipo), así como de una ofrenda animal (vaca, oveja o cabra) que tenía que consumirse en un día.

Los comentaristas explican que dado que la mayoría de la gente no podía consumir tanta comida en ese tiempo limitado, ellos tenían que invitar amigos y parientes a participar y así no habrían “sobras” del sacrificio. En esta reunión, todos hablaban de cómo la persona había sido salvada y así el milagro de Hashem/Dios se publicitaba al máximo.

La versión moderna de la Ofrenda de Agradecimiento es una bendición llamada “HaGomel”, recitada por cualquier individuo que sobrevivió a una situación peligrosa, como por ejemplo: viajes a través del océano. Las mujeres recitan comúnmente esta bendición después de dar a luz.

 

En esta bendición se agradece a Dios “por haberme concedido toda Su bondad”. La congregación responde: “Que Él, que te ha concedido a ti toda su bondad, te conceda constantemente su bondad para siempre”.

* * *

Retiro de las Cenizas

La parashá comienza con el primer servicio realizado cada mañana en el Templo: el retiro de las cenizas. Cada tarde, los restos de los sacrificios del día anterior se ponían en la mitad del altar para ser consumidos por el fuego durante toda la noche.

En la mañana, las cenizas resultantes eran paleadas hacia el centro adquiriendo una forma redonda llamada “manzana” y una pala llena de cenizas se tomaba y se ponían al lado del altar (donde milagrosamente se absorbía en la tierra). Cuando la “manzana” se hacía demasiado grande, el Cohén se ponía ropa de trabajo y sacaba el exceso de cenizas fuera del terreno del Templo.

De aquí aprendemos sobre la continuidad del servicio de Dios. En la noche se continúan los sacrificios del día y lo primero que se hace en la mañana es la continuación del servicio del día anterior. Así también, la persona debe ver su relación con Dios como algo continuo. Cada rezo es una continuación del anterior, desde una perspectiva de vida diferente.

* * *

Las Ropas Hacen al Hombre.

El hecho de que el Kohén se cambiara de ropa para sacar las cenizas nos enseña la importancia del vestuario. Los sabios dicen que “las prendas que uno viste para cocinar para el amo, no son las mismas que se utilizan para servirle”.

En otras palabras, “las ropas hacen al hombre y el hombre hace las ropas” y debemos vestirnos de forma apropiada a la ocasión. Por ejemplo, vestimos ropas especiales en Shabat y proclamamos que nuestra vestimenta y nuestra comida son “en honor a Shabat”.

Podríamos preguntar, ¡¿cómo es que vestir prendas especiales y comer comida especialmente preparada se considera en honor a Shabat – y no en honor propio?!

La respuesta es que al vestir y comer de forma diferente en Shabat, nos convertimos en personas más honorables y por eso el honor que le damos a Shabat es un honor mayor.

Piénsalo de esta forma: Si la Reina de Inglaterra va a tu restaurante, ¿el mesero se va a vestir con jeans o con un esmoquin? Las prendas del mesero lo hacen más honorable (al menos superficialmente), y eso le da honor a la reina.

* * *

La Ofrenda que se Quemaba.

La parashá describe los detalles de la Ofrenda que se quemaba, utilizando el término “esta es la Torá de la Ofrenda que se quemaba”. (También se describen los detalles de otras ofrendas utilizando la misma expresión). La traducción simple es “Estas son las leyes (Torá) de la ofrenda que se quemaba”.

Sin embargo, los sabios entienden que esta redacción implica algo más: Incluso cuando nosotros no merecemos las ofrendas mismas (tal como hoy cuando no tenemos Templo), aún así podemos llevar “ofrendas” en un sentido metafísico al estudiar sus leyes.

Tal como dice el Talmud: Quien profundice en (el estudio de) la Torá de la Ofrenda que se quemaba, es considerado como si realmente sacrificara una”.

Las razón, por supuesto, es que lo principal de un sacrificio no es la sangre derramada del animal, sino que el sentimiento de cercanía con Dios que proviene de apreciar su significado. A pesar de que hoy carecemos de la vívida impresión del sacrificio mismo, aún podemos utilizar nuestra imaginación e intelecto para alcanzar el efecto deseado.

* * *

La Ofrenda de Granos del Kohén

Cada Kohén, en su primer día de trabajo, llevaba una ofrenda de granos que se quemaba completamente. (El Sumo Sacerdote llevaba una ofrenda cada día). ¿Por qué se quemaba completamente? Porque si la comía el Kohén como otras ofrendas de comida, ¡se vería como que él simplemente se alimentó a sí mismo!

¿Por qué llevaba el Cohén una ofrenda de grano y no un animal grande y caro? Para demostrar la importancia de las ofrendas de grano que los pobres llevaban. Dado que el Kohén llevaba la misma ofrenda, eso ayudaba a reforzar la autoestima de la persona pobre.

* * *

Leyes de Cashrut.

Una de las leyes de cashrut es que la grasa de ciertos animales no debe comerse, porque fueron especialmente designadas para ser ofrecidas en el altar.

La prohibición de comer sangre también está conectada a los sacrificios. (En otro lugar, se da la razón de que la sangre contiene “el alma del animal”). Simbólicamente, la sangre del animal representa la vida de la persona que lleva la ofrenda y es salpicada en el altar para representar que uno dedica su vida a Dios.

Es una mitzvá salar toda la carne para sacarle la sangre antes de hervirla. El hígado, que está muy saturado de sangre, debe ser asado sobre el fuego para sacarle toda la sangre.

A pesar de que la mayoría de la gente no tiene ningún deseo de tomar una deliciosa taza de sangre de vaca, los antisemitas a través de los tiempos (e incluso hoy en día en la prensa árabe) han acusado a los judíos de la “Calumnia de la Sangre” – es decir, que matan a niños gentiles y luego se toman su sangre o la utilizan para hornear matzá. Además de ser una mentira horrible, es ridículo acusar a los judíos de eso, dado que hay una prohibición específica en la Torá contra el consumo de sangre.

 

* * *

El Lugar de la Matanza

La Torá enfatiza que la Ofrenda de Pecado se mata en el mismo lugar que la Ofrenda que se quema, en el lado norte del patio. Los sabios explican que la razón es para que no se avergüence el pecador cuando todos ven que está llevando una ofrenda de pecado. Dado que ambos eran sacrificados en el mismo lugar, mucha gente podría pensar que era una Ofrenda que se quema.

Este es otro ejemplo de cómo la Torá demuestra y enseña la sensibilidad a los sentimientos humanos.

* * *

 

Los Siete Días de la Consagración

Cuando se completó el tabernáculo, el pueblo trató de armarlo. Pero sin importar la fuerza que hacían, era demasiado pesado y no lograban hacer que se parara. Dios le dijo a Moshé que lo levantara pero él también carecía de la fuerza. Entonces Dios le dijo a Moshé que hiciera los movimientos – y el tabernáculo se paró por sí solo. (Midrash)

Pregunta: ¡Por qué se le dio a Moshé el trabajo de levantar el tabernáculo? ¿Acaso

no habían personas fuertes?

Respuesta: Dado que Moshé no contribuyó ningún material para la construcción del tabernáculo, se le dio esta oportunidad de participar.

Pregunta: ¡Por qué no contribuyó Moshé al menos con un poco de oro o plata?

Respuesta: El descenso de la presencia divina al tabernáculo demostraba que Él había perdonado el pecado del Becerro de Oro. Si Moshé hubiera contribuido al tabernáculo, el pueblo podría haber atribuido esa presencia a la contribución de Moshé.

Por siete días, la familia de Aarón llevaron sus ofrendas inaugurales, mientras que Moshé servía “actuando como Cohén”, instalando el tabernáculo cada mañana y desarmándolo cada noche.

7 es el número de la naturaleza, 8 es sobre la naturaleza – y ese es el nombre de la parashá de la próxima semana.

 

Shabbat Shalom, be Jag sameaj Purim.

1  Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

 

 

 

 

 

Translate »